Una dieta balanceada puede reducir el riesgo de infarto

Medidor para tu dieta
Medidor para tu dieta

Algunos países están revisando sus dietas tradicionales y empiezan a reconocer que no son precisamente las más saludables. Así, de acuerdo con una investigación que se publica en «American Journal of Clinical Nutrition» aquellas personas que adaptan a su dieta diaria a las actuales directrices dietéticas del Reino Unido podrían reducir su riesgo de ataque al corazón o de ictus hasta en un tercio.

El estudio realizado por el Kings College de Londres reclutó a personas sanas de mediana edad, hombres y mujeres, para comparar los efectos sobre los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular de una dieta basada en las directrices de salud del Reino Unido en comparación con una dieta tradicional británica. El riesgo estimado de enfermedad cardíaca en los próximos 10 años para los participantes se estimó en alrededor del 8% en los hombres y del 4% en las mujeres.

Los investigadores evaluaron los factores de riesgo relacionados con la presión arterial, la función vascular y la enfermedad cardiovascular (como el colesterol) en 162 hombres y mujeres (de entre 40-70 años) que siguieron una dieta británica tradicional o una adaptada durante un período de 12 semanas. Así, las personas que seguían la dieta modificada comían pescado graso una vez a la semana, más frutas y verduras, sustituyeron los productos lácteos altos en grasa y carnes por alternativas bajas en grasa y restringieron su ingesta de azúcar y sal. Los participantes debían reemplazar pasteles y galletas por frutas y frutos secos. Para confirmar el seguimiento de esta dieta más saludable los investigadores llevaron a cabo registros dietéticos y midieron biomarcadores específicos en sangre y orina.

Menos sobrepeso y obesidad

Tipos verdurasLos resultados mostraron varios que aquellos que seguían la dieta más saludable perdieron una de 1,3 Kg., mientras que los del grupo más ‘tradicional’ ganaron 0,6 Kg. después de 12 semanas, lo que resulta en una diferencia global en peso de 1,9 Kg. entre los dos grupos; la diferencia equivalente en el Índice de Masa Corporal (IMC) fue de 0,7 entre los grupos. La circunferencia de la cintura fue de un 1,7 cm menor en el grupo de dieta en comparación con el grupo control.

La dieta saludable también mostró caídas significativas en la presión arterial sistólica / presión arterial diastólica de 4,2 / 2,5 mm Hg durante el día y de 2,9 / 1,9 mm Hg en la noche para el grupo de la dieta y se vio encontró que la frecuencia cardíaca media se había reducido en 1,8 latidos por minuto.

La dieta más saludable también disminuyó el colesterol en sangre, aunque los resultados fueron modestos si se comparaban con los efectos de los fármacos como las estatinas. Ningún cambio significativo se registró en los marcadores de sensibilidad a la insulina, que predice el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

En general, el trabajo concluye que los hombres y las mujeres sanos mayores de 40 años deberían adaptar su dieta diaria para satisfacer las actuales directrices dietéticas del Reino Unido para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca hasta en un tercio.

«Los hallazgos se refieren a personas de mediana edad sin problemas de salud existentes, un dato importante porque la mayoría de los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares ocurren en personas no identificadas como de alto riesgo», señala Tom Sanders, del Kings College de Londres. Y añade: «el estudio demuestra que la adherencia a las guías dietéticas actuales que abogan por un cambio en el patrón de dieta que sustituye la dieta tradicional británica (alto contenido de grasas saturadas, sal y azúcar, baja en fibra, pescado azul y frutas y verduras) podría reducir sustancialmente dicho riesgo».

Fuente: ABC.es

Anuncios

Una dieta correcta, mejor que los suplementos dietéticos

Más de la mitad de quienes acuden a un gimnasio toman suplementos proteínicos para aumentar la masa muscular

Los expertos en nutrición lo tienen claro. Los suplementos dietéticos no son necesarios cuando se tienen una alimentación sana y equilibrada y, en caso de necesitarlos, es mejor consultar antes con un médico o un especialista en nutrición.

El aumento del tamaño muscular requiere de un entrenamiento y una nutrición adecuadas.

Con todo, y según la la última Encuesta sobre los Hábitos Deportivos en España, de 2010, unos 360.000 deportistas toman algún tipo de suplemento dietético. Y, según el estudio de la Universidad de Granada ‘Prevalence of protein supplemen use at gyms’ más de la mitad de las personas que acuden a los gimnasios consumen suplementos proteínicos, decantándose el 30% de ellos por las proteínas en polvo.

Sin embargo, un estudio publicado en ‘Journal of Sports Sciences’ (‘Dietary protein for athletes: from requirements to optimum adaptation’), asegura que no está demostrado que la suplementación con proteínas o aminoácidos «impacte positivamente sobre el rendimiento atlético».

«Es preferible asegurar una ingesta de proteínas de alto valor biológico para mantener un nivel de aminoácidos en sangre que permita al músculo disponer de ellos cuando decida sintetizar proteínas musculares. En los alimentos de origen animal como el huevo y la leche encontramos estos aminoácidos, y con ellos se puede llegar a las cantidades recomendadas sin tener que recurrir a la suplementación», afirma la nutricionista deportiva de Medicadiet Paula Labeira.

Método por intercambios

Esta especialista resalta la importancia de mantener un adecuado aporte energético, basado en la dieta mediterránea, para conseguir el aumento de la masa muscular. En concreto, propone utilizar el método por intercambios, un tipo de dieta basado en la alimentación tradicional, sin suplementos y sin pasar hambre.

«El aumento del tamaño muscular es un proceso lento y tedioso y requiere de un entrenamiento con cargas adecuadas y de una nutrición dirigida por un profesional y enfocada al objetivo», apunta.

Para conseguir ese incremento es necesario ingerir alimentos ricos en hidratos de carbono. «En pocas situaciones las proteínas se utilizan como fuente de energía. Por tanto, la alimentación para el aumento de masa muscular requiere de una estrategia nutricional basada en la ingesta combinada de carbohidratos y proteínas en un momento determinado, y con un entrenamiento de fuerza adecuado», añade.

Recomendaciones y riesgos

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria recomienda que la distribución de una dieta equilibrada sea del 50-55% de hidratos de carbono, 15-20% de proteínas y del 30-35% de grasa.

Por su parte, la OMS establece que el consumo óptimo de proteína es de 0,8 g/kg peso/día, que se puede aumentar en deportistas hasta 1,2 – 1,5 g/kg de peso, y hasta 2 g/kg de peso como máximo en deportes de fuerza.

El consumo excesivo de proteínas puede acarrear problemas cardiovasculares, renales y óseos. Así, por ejemplo, cuando a la proteína que consumimos en la dieta le añadimos una suplementación, es «muy común que se superen los límites recomendados, el exceso de las mismas en la dieta es nocivo al superar la capacidad del hígado para metabolizar el nitrógeno. Asimismo puede producir sobrecarga renal y cálculos renales», añade la experta.

Conozca la dieta DASH, la número uno en EEUU

La dieta DASH fue ideada inicialmente como para controlar la hipertensión, pero según un grupo de expertos estadounidenses es la mejor dieta que existe. ¿En qué consiste? Frutas, verduras, pocos hidratos de carbono y nada de grasas.

Dieta-mediterranea-635-GETTY.jpg

La dieta DASH ha sido elegida por quinto año consecutivo como la mejor, según unos expertos runidos por US News & World Report. Pero, ¿por qué? El portal Cocinatis nos da algunas claves sobre esta dieta.

1. La dieta fue pensada para luchar contra la hipertensión y no para perder peso. De hecho, la realizaron los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

2. La base de esta dieta se basa en frutas, vegetales, lácteos desnatados, nueces, judías y semillas. Y una persona puede comer hasta la saciedad de alimentos de estos.

3. Los hidratos de carbono están limitados mientras que las proteínas son muy importantes. El pescado está permitido y si quiere consumir carne, mejor que sea de aves.

4. Si tiene ganas de picar entre horas y ‘matar el gusanillo’, tome unos frutos secos sin freír o fruta.

5. No reduzca el número de comidas, ya que el objetivo es intentar tener algo siempre en el estómago, por pequeño que sea.

6. Nada de alcohol. Además de incrementar la presión arterial, puede estimularle el apetito y, además, no aporta nutrientes.

Una propuesta

Cocinatis ha elaborado un menú tipo para que se haga una idea de qué es lo que podría comer en un día normal:

– Desayuno: Tortilla francesa y zumo de tomate.

– Snack de media mañana: un quesito en porciones ‘light’ con tomates cherry.

– Almuerzo: Dos rollos en hoja de lechuga de pechuga de pavo y queso bajo en calorías, ensalada de col, edamame y gelatina sin azúcar.

– Snack de media tarde: quesito en porciones ‘light’ con zanahorias baby.

– Cena: Pechuga de pavo asada, con zanahoria y cebolla salteada y ensalada con salsa vinagreta.

Leer más:  Conozca la dieta DASH, la número uno en EEUU – economiahoy.mx  http://www.economiahoy.mx/interstitial/volver/213525982/sociedad-eAm-mexico/noticias/6398422/01/15/-Conozca-la-dieta-DASH-la-numero-uno-en-EEUU.html#Kku83Yen6m3E2ndt

La dieta de la cena

“Desayuna como un rey y cena como un mendigo”. Esta frase popular resume perfectamente uno de los principios de la alimentación saludable. Piensa que cuando te vayas a la cama, tu cuerpo estará en absoluto reposo, en esas horas no necesita grandes dosis de energía, por tanto es el momento del día en el que debemos consumir poca energía, sobre todo de hidratos de carbono, lo ideal es reducirlos al mínimo. Es lo que yo denomino la “dieta de la cena”

cena
Imagen propiedad de MENUDIET


Seguir leyendo

La dieta mediterránea, aliada contra el ictus

Un estudio español constata que la alimentación actúa como protector » Neurólogos gallegos afirman que este hallazgo es un paso más hacia los tratamientos personalizados

 

El doctor José Luis Maciñeiras, en su consulta del Hospital Meixoeiro de Vigo. // Marta G. Brea
El doctor José Luis Maciñeiras, en su consulta del Hospital Meixoeiro de Vigo. // Marta G. Brea

Miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), dependiente del Instituto de Salud Carlos III y que se coordina desde Santiago, liderados por la doctora Dolores Corella y en colaboración con el doctor José María Ordovás del Human Nutrition Research Center de Boston han descrito la asociación de un lugar de unión de un microARN con la menor incidencia de enfermedades cerebrovasculares y menores concentraciones de triglicéridos. Además, han observado que el tipo de alimentación influye en esta asociación, incrementándose el efecto protector en el caso de la dieta mediterránea. Los resultados, publicados recientemente en la revista “American Journal of Clinical Nutrition”, suponen otro avance significativo en materia de nutrigenética, que demuestra por primera vez esta regulación dietética implicando una variante de microARNs, considerados como nuevos moduladores epigenéticos. Este descubrimiento abre nuevas vías para el tratamiento personalizado de las enfermedades cerebrovasculares, dentro del cual la alimentación puede jugar una baza importante.

Ver Artículo en www.farodevigo.es

La dieta paleolítica ya tiene su app

Cocina Paleo es la primera aplicación en español con recetas exclusivas para los seguidores de la dieta que viene ganando cada vez más seguidores en el mundo.

La dieta que viene ganando cada vez más fervorosos adeptos en el mundo, presenta ahora Cocina Paleo, la primera aplicación en español, que ofrece toda la información necesaria para llevar el estilo de vida que propone el régimen paleolítico.

App Paleo

Desarrollada en nuestro país, la aplicación trae recetas de cocineros especializados en la dieta y viene con los llamados “gestos aéreos”, una novedosa funcionalidad que permite avanzar o retroceder por los pasos de las recetas sin necesidad de tocar el dispositivo.

Disponible para iPhone y iPads, Cocina Paleo ofrece variadas recetas desarrolladas de forma exclusiva por Jimena Ramirez (Argentina, crossfitter de competición, dueña de Paladar Paleo), Cecilia Pinedo (Argentina, socia de Como Sapiens, el primer restaurant paleo de Buenos Aires) y Diana Abreu (México, health coach y especialista en nutrición).

Cocina Paleo ha sido desarrollada por Ninja Maquina, una editorial digital que se propone explorar la transformación del libro en experiencia digital.

¿De qué se trata la dieta paleolítica?
Piramide Paleo
Paleo es una opción cada vez más difundida (la elección más frecuente y sugerida entre los adeptos al CrossFit, por ejemplo). Entre sus beneficios, condensa el ideal de belleza moderno: pérdida de peso, equilibrio de la energía, entrenamientos más eficientes, piel clara y mejores dientes, disminución de las alergias, estabilización de los niveles de azúcar en sangre, mejoras en el sueño, disminución de la inflamación, ayuda para combatir enfermedades varias incluidas las autoinmunes, entre otros.

Aunque se trata de un concepto relativamente novedoso en Argentina, la primera publicación en referirse a esta dieta se remonta a 1985 en el New England Journal of Medicine y ha sido recuperada, difundida y complementada mayormente en inglés por profesionales de variadas ramas como Loren Cordain, Robb Wolf, Mark Sisson, entre otros.

Algunos datos

– El estilo de alimentación moderno está haciendo estragos en la salud mundial y los argentinos no somos excepción. Los hombres argentinos se ubican en el 2do puesto en el ranking mundial de obesidad, sólo debajo de los Estados Unidos.

– El 80% de las enfermedades cardíacas, diabetes y accidentes cerebrovasculares prematuros pueden ser prevenidos.

– Mientras se recomienda un consumo máximo de 6 (mujeres) y 9 (hombres) cucharaditas de azúcar por día y por persona, Argentina, Brazil, México y Australia tiene un atemorizante consumo promedio de 35-38 cucharaditas de azúcar por día por persona.

La aplicación se puede explorar en esta página: www.ninjamaquina.com.