Seis factores para aprender de los atletas olímpicos

Asumir una actitud olímpica mejorará los entrenamientos

©marcopako/ Creative Commons

Ya pasaron algunos días desde que terminó Sochi 2014, pero los ecos de aquel evento todavía siguen sonando. Los nueve récords nuevos que marcaron los atletas en distintas disciplinas o el futuro de parte de los estadios y las instalaciones son algunas de las cuestiones que obligan a repasar -y a extrañar- a los Juegos Olímpicos de invierno más espectaculares -y polémicos- de la historia.

Un sentimiento común presente en todos los eventos de esta índole es el que experimenta el público cuando ve a los deportistas haciendo su gracia. Se trata de una mezcla de admiración, envidia sana y complacencia que -en algunos- genera actitudes pro-atléticas. “Los Juegos Olímpicos simbolizan la chance de impulsar los límites del potencial humano. Para competir a esos niveles, es necesario replicar las estrategias de aquellos que están en la cima”, explicó Chris Sebelski, asistente de terapia física en la Universidad de San Louis.

Entrenar como un deportista olímpico es posible. No es necesario representar a un país para llevar el estímulo físico al máximo. Las bases pasan, por ejemplo, por contar con un gran sentido de pertenencia hacia el deporte ejercido y con una importante cuota de resistencia psicológica.

Aquí hay algunos consejos para que pongas en práctica y te sientas como un deportista de elite.

Establece un objetivo y supéralo

Los atletas olímpicos se preparan para enfrentar su máximo compromiso cada cuatro años. Ya sea a través de un nuevo récord o alguna medalla, la mira siempre estará puesta en volver de la cita deportiva sabiendo que se superó algún tipo de marca -y, en lo posible, sin las manos vacías-. El proceso de preparación para estos logros está dividido en etapas en las que el especialista debe superar pequeñas metas a través del largo camino.

Esta modalidad también rige para el resto de los mortales. Por ejemplo, si quieres prepararte para correr una determinada cantidad de kilómetros en una carrera, puedes entrenar durante varias semanas para mejorar tus marcas y tu resistencia aeróbica. Lo mismo aplica en caso de que quieras bajar de peso e, incluso,retomar la actividad física: proponte varias metas que puedas ir cumpliendo en un determinado período de tiempo.

Combina ejercicios

La especialidad en un determinado deporte no impide que los atletas de alto nivel cuenten con otros estímulos. Combinar actividades es una forma de combatir el aburrimiento y darle, al trabajar distintos grupos musculares, un respiro necesario al cuerpo.

Abrir la puerta para la práctica de otros ejercicios también sirve para aquellos deportes que no se pueden practicar todos los dias. Quienes sean gustosos del golf pueden aprovechar los días lejos de los 18 hoyos para entrenar la técnica del swing en lugares más reducidos o para ir al gimnasio a trabajar los músculos que entran en juego. Las actividades que complementan aquellos que queremos hacer nunca deben ser descartadas.

Un buena cuota de resistencia mental y compromiso son el punto de partida para superar los objetivos deportivos©Mike Baird/ Creative Commons

Entrena con compañía

No, nada de entrenadores personales. Lo que importa aquí es que te ejercites con otros que practiquen tu misma disciplina. Los atletas olímpicos practican con otros sin importar el nivel que tengan: la variedad fomenta la competencia sana y mantiene la motivación alta.

Si vas a correr en grupo, por ejemplo, puedes medirte con tus compañeros de equipo. Busca al que tenga mejor estado para practicar resistencia aeróbica o únete al más rápido en caso de que quieras poner a prueba tu velocidad.

Arma un equipo de contención

Nadie puede solo. Ni siquiera un deportista olímpico. Uno puede ser atleta pero, ante todo, es persona. La compañía y el apoyo desde distintos frentes siempre es importante para superar metas.

Los recursos para mantener el ánimo en alto pueden provenir del grupo afectivo: un entrenador, un nutricionista, un terapeuta o de cualquiera que esté dispuesto a acompañar tu proceso de superación deportiva. Es importante saber que la ayuda puede aparecer bajo distintas formas, por lo que es bueno encontrar cuál es la que mejor nos sienta.

Encuentra algo que te motive

Muchos atletas buscan nichos inspiradores para acompañar sus sesiones. Algunos se refugian en la música como compañía, pero otros eligen la meditación o los videojuegos –Rafael Nadal pertenece al último grupo-.No olvides de recurrir a aquello que te levanta el ánimo cuando sientas que estás falto de energía -tanto físicas como mentale- durante el entrenamiento.

Ten una actitud olímpica

Si trabajas, estudias o llevas una vida distinta a la de un deportista olímpico, lo más probable es que no cuentes con el tiempo necesario para ejercitarte de la misma forma. Sin embargo, aquí lo importante es cómo te tomes esos momentos en los que realizas actividad física.

Adopta una mentalidad olímpica para salir a corrernadarlevantar pesas o lo que te interese practicar. Puedes entrenar con pasión para lo que sea más allá de la categoría en la que compitas.

Según Sebelski, cualquier persona puede experimentar la sensación de satisfacción al romper una marca individual. Teniendo en cuenta que el éxito genera éxito, aquí sobran las razones para que pongas en práctica las técnicas de los atletas olímpicos.

¿Entrenas con este nivel de compromiso?
Ver artículo original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s