Los 9 errores que no debes cometer cuando preparas una carrera de larga distancia

Hay una serie de errores que se repiten entre aquellos intrépidos que se lanzan a disputar pruebas como un maratón, triatlones de larga distancia… Te contamos los más frecuentes para que no caigas en ellos y sepas evaluar si estas preparado para dar el salto.

preparar-maraton

1. Preparar un medio maratón o un maratón no se hace en 3 meses. Olvídate de todos aquellos artículos o post que te aseguran que se puede disputar una carrera de larga distancia entrenando 3, 4 o 5 meses. Lo que debes saber es que estos plazos serían aptos para personas con un entrenamiento previo de años. Sí, hemos dicho años. El cuerpo,  rodillas,  pies,  estómago,  articulaciones e incluso la cabeza no están preparadas para pasar de jugar partidos los fines de semana con los amigos a correr un maratón. Es totalmente desaconsejable e incluso peligroso. Hace falta una adaptación mínima de 2 años corriendo con asiduidad 3 o 4 días a la semana y de manera progresiva ir añadiendo tiradas largas con sesiones de calidad.

Si no es tu caso y eres un corredor con experiencia en distancias más cortas sí  que  puedes preparar un maratón o media maratón en 6 meses. Nunca menos si pretendes hacerlo de forma segura y con garantías.

2. No calentar. Es uno de los errores más frecuentes de muchos deportistas populares. Salir a entrenar o competir  sin calentar previamente es sinónimos d elesiones a medio plazo. Y por supuesto una correct sesión de estiramientos tras la sesión, asegura que nuestro cuerpo empiece a recuperarse nada más acabar el entrenamiento.

3. No descansar lo suficiente. No podemos descuidar nuestro período de recuperación, ya que si no nos concedemos una pequeña tregua, nuestro rendimiento descenderá. Podemos llegar a perder fuerza y velocidad, por lo que nuestro entrenamiento dejará de ser eficaz. Pero el peor de los males puede aparecer con el temido sobre-entrenamiento.

4. Utilizar un calzado no adecuado a nuestro perfil de corredor. Conocer el tipo de pisada, el terreno por el que entrenamos, el tipo de tiradas, si hacemos series o el peso ue tenemos… Todas ellas son variables que determinan el tipo de zapatillas de running que vamos a necesitar para afrontar entrenamientos y competición evitando posibles lesiones por una elección erronea del calzado. Seguramente vamos a necesitar doferentes modelos unos para las sesiones de calidad como series y cuestas y otras para tiradas largas y competición.. En el caso de corredores experimentados podrán optar por zapatillas mixtas o utilizar voladoras para el día de la carrera.

5. No prepararse mentalmente para el día de la prueba. El entrenamiento mental es tan importante como el físico. En competiciones en las que se van a esar varias horas compitiend van a surgir en la mayor parte de los deportistas populares momento de duda. ¿Seré capaz de terminar? No voy bien ¿abandono?, no puedo, no puedo… Existen formas de prepararnos psicológicamente para frontar esos momentos y encarar la carrera con optimismo y esquivando esas “vocecillas” incómodas ue surgen desde nuestra cabeza.

6. Beber en exceso. Podemos llegar a sufrir una hiponatremia. Una intoxicación con agua (reemplazo de agua sin reemplazo de electrolitos). Consiste en el descenso de los niveles de sodio en sangre lo que altera el medio en el que trabaja en las células del organismo.

7. No hacerse un chequeo médico en condiciones antes de empezar a preparar  la prueba y un par de semanas previas a la misma. Una carrera de larga distancia supone un esfuerzo físico enorme y conviene conocer de antemano nuestro estado de salud para a no cometer locuras y sufrir sustos no deseados.

8. Experimentar con suplementos nutricionales el día de la carrera. Es otro de los clásicos que escuchamos cada vez que estamos entrenando un reto. Pero ¿sabéis porque es una de las razones más importntes de abandono en carreras de larga distancia? Por que durante la prueba la organización pone a disposición de los atletas bebidas y alimentación para el deportista. En muchas ocasiones barritas y geles que no han sido probados anteriormente y que en esos momentos (en muchos casos en situaciones físicas al límite) se echa mano de esos geles lo que puede acarrear molestias estomacales, diarreas que nos impidan terminar la prueba.

9. Hacer caso de otros corredores sobre tus entrenamientos. Es uno de los mejores consejos que me han dado. Si tienes  claro que necesitas ayuda, recurre a profesionales. Licenciados en Educación Física, entrenadores titulados… Ellos y sólo ellos te pueden prepara un plan a medida para intentar completar tu sueño.

Y ahora que conoces algunos de los trucos que te harán no fracasar en el intento de terminar una carrera de larga distancia ¿empezamos a entrenar?

Ver artículo original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s