El desayuno ideal para antes de ir al gimnasio

El desayuno ideal para antes de ir al gimnasio ha de incluir carbohidratos, preferentemente complejos, proteínas y grasas insaturadas.

desayuno-antes-gimnasio

Apuntarse al gimnasio o dedicarle más tiempo a la actividad física está en la lista de tareas pendientes de infinidad de personas. Combinando el deporte con la alimentación adecuada, los beneficios se multiplican y el rendimiento mejora considerablemente. Las primeras dudas que nos surgen es si hay que comer antes de ir al gimnasio o de hacer ejercicio, o si es mejorentrenar en ayunas.

Al igual que nadie emprende un viaje por carretera sin antes llenar el depósito del coche, poniéndole cualquier tipo de carburante, tampoco deberíamos “castigar” al cuerpo haciendo algo similar a la hora de ejercitarnos. Piensa que desayunar ayuda a arrancar por las mañanas, proporcionándote la energía necesaria para hacer frente a cualquier actividad.

Salir de casa sin haber desayunado antes, fuerza y desgasta al cuerpo, por lo que es probable que acabes sufriendo un mareo –incluso desmayo– y poniéndole punto y final al ejercicio. También hay que tener en cuenta el tiempo, evitando comer justo antes del entrenamiento para no sentirte pesado ni sufras molestias estomacales o náuseas.

Lo más recomendable es desayunar dos o tres horas antes del entrenamiento, y no comer a toda prisa por tal de quedarnos diez minutos más en la cama. Volviendo al desayuno ideal para antes de ir al gimnasio, hay que procurar que incluya hidratos de carbono complejos, proteínas y grasas insaturadas.

Ejemplos de desayunos para antes de entrenar

Por ejemplo, podríamos tomar cereales integrales con un yogur y un vaso de zumo naranjanatural. El muesli y la avena te aportarán energía de larga duración y potenciarán tu capacidad muscular.

Otra de las opciones sería acompañar el café con leche con tostadas y clara de huevo, pechuga de pavo, jamón o atún. Tienes varias alternativas proteicas para elegir.

Una variante más de alimentación previa al gimnasio, evitando así repetir cada día el mismo desayuno, podría ser un pequeño bocadillo de pan integral con una pieza de fruta y una infusión estimulante como el té. Si prefieres no tomar lácteos, prueba con la leche de soja u otras bebidas vegetales.

La idea es que combines distintos alimentos en el desayuno y que este contenga todos los macronutrientes citados. Más que en la cantidad, que va a depender del apetito y de la actividad posterior, hay que reparar en la calidad de lo que comes antes de poner en marcha la maquinaria en el gym.

Ver artículo original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s